martes, 3 de octubre de 2017

El peligro de adentrarse en los sueños





¡¡Hola Laberinteros!!

¿Qué tal? Yo muy bien aunque lamento un poco que el blog acabara un poco abandonado, como casi todos los años, pero bueno ya sabéis como soy yo y con el inicio del máster no puedo prometer nada.

Hoy os traigo una reseña de un libro que ya he leído hace un tiempo pero que quería compartir con vosotros mi opinión impopular sobre este libro que a tanta gente a gustado en España.

Espero que os guste mucho la reseña.



Título: Sueños

Autor: Robert L. Anderson

Editorial: Oz editorial

Encuadernación: Tapa blanda

Páginas: 352

P.V.P: 17.90 €

Continuación: En principio no, aunque el final del libro es abierto y puede dar pie a una continuación.

Sinopsis:
Dea es una joven normal que esconde un gran secreto: al igual que su madre, puede viajar y adentrarse en los sueños de las personas. Los sueños son su sustento vital; si no los visita, puede debilitarse e incluso morir. En sus aventuras por los difusos mundos oníricos siempre debe seguir tres normas: nunca debe interferir en lo que ocurre en el sueño, no tiene que ser vista ni debe visitar un sueño en el que ya ha estado. De lo contrario, los monstruos irán a por ella. Sin embargo, todo se complica cuando conoce al enigmático Connor y se enamora de él. ¿Qué es sueño? ¿Qué es realidad?



Este libro decidí leerlo porque me había llegado a casa con la caja literaria “El correo rebelde” de Noviembre del año pasado y me llamaba la atención aunque no fuera uno de mis libros prioritarios. 

En la novela conocemos a Dea, una chica de 17 años que tiene una vida normal y anodina con las típicas inquietudes de una adolescente pero, en realidad, ella guarda un gran secreto y es que necesita caminar por los sueños de la gente para evitar ponerse enferma, podemos decir que se alimenta de ellos y si no lo hace se encuentra muy débil. Las reglas que tiene que seguir cuando se mete en un sueño son simples: nadie puede enterarse de que está allí, no debe influir en el sueño y no puede introducirse en los sueños de una misma persona dos veces. Nuestra protagonista sigue estas reglas a rajatabla hasta que conoce a su nuevo vecino, Connor, él hará que su mundo se tambalee y se complique mucho su vida. 

Dea me ha parecido un personaje bastante simplón y hasta bien entrada la novela no empieza a despertar mi interés. Su inocencia es desmedida, hasta increíble y su personalidad está tan perdida que no la encontramos en la novela, ni buscándola. 

Connor tampoco es que sea el chico más interesante sobre la faz de la tierra. Al principio lo conocemos muy poco y no llama especialmente la atención, es un chico normal y corriente, pero todo cambia cuando conocemos sus sueños y nos damos cuenta de que esconde más de lo que parece. 

El personaje más interesante de toda la novela es la amiga de Dea, Golum, aunque de ella, por desgracia, poco se nos habla y su papel es secundario, en el más amplio sentido de la palabra.

Aunque, como ya os he dicho, los personajes no son nada del otro mundo, es más, podemos decir que son más de los mismo pero de manera descafeinada, la narración sí que nos atrapa haciendo que avancemos sin descanso para conocer su final, aunque este pueda decepcionarnos. Y es que después de estar durante bastante rato explicándonos los sueños e ir descubriendo poco a poco todos los misterios, da la sensación de que, de repente, todo se resuelve demasiado rápido y sin darnos las explicaciones necesarias, cosa que a mí personalmente no me acaba de convencer. 

No sé si es porque está planeada una segunda parte o cual es el motivo de que no tengamos un final cerrado pero este hecho solo nos deja con más incógnitas que, o intentamos resolverlas con nuestra imaginación o, al menos por ahora, quedan sin solución. 

Este libro es uno más entre muchos que no destaca porque su argumento está desaprovechado pero sí que es entretenido.

viernes, 30 de junio de 2017

Londres, París y los tejabundos

 ¡¡Hola Laberinteros!!

¿Qué tal os va todo? Supongo que la mayoría de vosotros está disfrutando de las vacaciones de verano y para los que seguís trabajando o estudiando os mando mucho ánimos para que todo os vaya genial.

Hoy os traigo una reseña de un libro middle grade que he leído hace poco.

Espero que os guste la reseña.

 

Título: Sophie en los cielos de París

Autor: Katherine Rundell  

Editorial:Salamandra 

Encuadernación: Cartoné 

Páginas: 224 

P.V.P: 15 €

Continuación: No, es un libro autoconclusivo.


Sinopsis: 

Tras hundirse un barco en el Canal de la Mancha, una niña de apenas un año aparece flotando en un estuche de violonchelo y es rescatada por un erudito y aventurero londinense llamado Charles Maxim. De esta forma tan extraordinaria comienza la conmovedora historia de Sophie y Charles, quien, una vez constatada la desaparición de la madre de la niña, se convierte en su tutor legal. Sin embargo, con el paso del tiempo, se apodera de Sophie la idea de que su madre sobrevivió al naufragio, y aunque Charles le advierte que eso es casi imposible, para ella el «casi» significa que existe «alguna» posibilidad, y ésta, por remota que sea, jamás debe descartarse. 

Así pues, a pesar de que la única pista que tienen es una dirección parisina grabada en el estuche del chelo, Charles, que lo daría todo por verla feliz, accede a acompañarla a París para iniciar la incierta búsqueda. Allí, en una noche mágica, Sophie conoce a Matteo y sus amigos, unos jóvenes vagabundos que recorren la ciudad por los tejados y que enseguida se prestan a ayudarla para que su sueño se haga realidad.

 

Este libro me llegó de parte de Boolino Friends, decidí pedirlo porque me llamaba mucho la atención su sinopsis y también porque en Goodreads tenía muy buenos comentarios para su versión en inglés. 


En el libro conocemos a Sophie que es una chica huérfana que se encuentra con Charles, y si no puedo decirlo de otra manera, porque se encuentran mutuamente en un naufragio. Desde ese momento se convierten en uña y carne, no solo pasan los días juntos si no que Charles ayuda a Sophie a transformarse en una niña pragmática, decidida e independiente que no le tiene miedo a nada pero que desea desesperadamente conocer a su madre, ya que Sophie tiene el presentimiento de que sigue con vida.


Los personajes principales de esta novela son Sophie y Charles. Hablando un poco sobre Sophie es una niña a la cual vemos crecer en los primeros capítulos aunque en la mayoría de la novela tiene 12 años. Es una chica sencilla que disfruta de las pequeñas cosas pero que vive intentando buscar a su familia, en especial a su madre porque tiene el pálpito de que sigue con vida. El aporte “adulto” nos lo proporciona Charles, que sí es el responsable de educación y vida de Sophie pero en muchas ocasiones podemos ver cómo su madurez se desdibuja y no sabemos cuál de los dos es más niño, por supuesto acompaña a su pupila en todas sus aventuras e incluso es cómplice de sus secretos. 


A medida que avanza el libro vamos conociendo a más personajes que serán de vital importancia para el desarrollo de la historia y para que Sophie alcance su cometido, es decir, para que consiga encontrar a su madre, si es que sigue con vida. Uno de los personajes que conocemos en esa parte de la novela es Matteo, un tejabundo que intentará ayudar a nuestra amiga en su aventura parisina y que es bastante peculiar, ademásde muy huraño.


Pero no solo los personajes son importantes en esta historia, si no que se nos presentan dos localizaciones que serán de vital importancia para el desarrollo de la novela. La primera ciudad que conocemos es Londres, aquí se desarrolla la vida de nuestros protagonistas hasta que Sophie cumple 12 años, en esta ciudad es donde crece y aprende como ser una niña vivaracha e interesada por todos los aspectos de la vida. 


La segunda, y última, ciudad que se nos presenta es París, de allí es de donde procede Sophie y, por supuesto, su madre. La vida para nuestros protagonistas cambia en París, no os puedo decir porque ya que os desvelaría mucho sobre la trama pero su vida no será nada fácil en la ciudad. 

 
La narrativa de Katherine es envolvente y presenta muchas frases y referencias que son muy graciosas pero también llega un momento en el que ese tipo de narración llega a hacerse un poco repetitiva, con esto no os quiero decir que no me haya gustado pero sí que a las 100 páginas se pierde la magia del principio ya que se hace imperativo encontrar un final, que para mí tardó demasiado en llegar y fue demasiado abrupto. 


Por tanto, como resumen podría deciros que no es una mala novela middle grade pero que se pierde en momentos sin sentido y que, para mí, no aportan nada más que páginas de relleno. 

Mi puntuación es

miércoles, 17 de mayo de 2017

Cuando las cosas empiezan mal y terminan peor


¡¡Hola Laberinteros!!

¿Qué tal todo? Espero que todo os vaya bien y que ya estéis enla recta final de los exámenes.

Como sabéis lo prometido es deuda y como os había dicho voy a intentar publicar más en el blog.

Hoy os traigo una reseña muy especial porque es de el primer libro de una saga que tenía pendiente desde hace mucho tiempo pero que nunca encontraba el momento ideal para hincarle el diente.

Espero que os guste mucho y que encontréis una nueva lectura.



Título: Un mal principio (Una serie de catastróficas desdichas #1)
               
Autor: Lemony Snicket

Editorial: Montena

Encuadernación: Tapa dura

Páginas: 192

P.V.P: 13,95 €

Continuación: Sí, es una saga de libros y su continuación se titula "La habitación de las serpientes"


Sinopsis:

Querido lector, 

Siento decirte que el libro que tienes en las manos es extremadamente desagradable: cuenta la triste historia de tres niños con muy mala suerte.

 Los hermanos Baudelaire llevan una vida repleta de desgracias e infortunios. Vaya, que son un imán para las catástrofes. Sólo en este librito, se enfrentan a un malvado codicioso y repulsivo, sobreviven a un incendio terrible, a un complot para despojarlos de su fortuna y se ven obligados a llevar ropa que pica.

Yo tengo la triste obligación de escribir estos desagradables acontecimientos, pero a ti nada te impide cerrar inmediatamente este libro y leer algo más alegre, si eso es lo que prefieres.

Con todo mi respeto,
Lemony Snicket


Hacía tiempo que tenía ganas de comenzar con esta saga pero nunca encontraba el momento adecuado para darle la oportunidad, pero con la salida de la serie de Netflix me dije que era el momento ideal, ya que eso me daba la escusa perfecta para comenzar con la saga y sacarme la espinita clavada. 

En este primer libro de Una serie de catastróficas desdichas conocemos a los hermanos Baudelaire, Violet, Klaus y Sunny y nos los presentan mediante un hecho tormentoso, el incendio de su casa con la consecuente muerte de sus padres. Al quedarse huérfanos tienen que irse a vivir con un pariente cercano, en el sentido literal de la palabra, llamado el Conde Olaf, que es un ser despreciable que intenta quedarse con la fortuna de los huérfanos Baudelaire. 

Los personajes que nos encontramos en este libro son diferentes, únicos, extraños e hilarantes pero también hacen que la novela sea mucho más especial y muchos más rica. El primer personaje que se nos presenta es Violet Baudelaire. Ella es la mayor de los tres hermanos y es la inventora. En su cabeza bullen mil y una ideas que intenta llevar siempre a cabo, además se nos informa que cuando tiene el pelo recogido es que se va a poner más a la obra. Al segundo al que conocemos es a Klaus, el hermano mediano de los Baudelaire. Él es el lector de la familia. Gasta todas las horas que tiene un día leyendo y no le hace ascos a ningún libro, tanto puede tener en sus manos un libro de habla sobre la biología como un libro que trata sobre la historia americana. Este hábito tiene un beneficio y es que se encarga de ayudar a su hermana mayor en sus experimentos, buscando las respuestas a las incógnitas que se le plantean. 

La última que se nos presenta es Sunny, la más pequeña de los Baudelaire. Es un bebé que no tiene ni un año y que lo único que sabe hacer es morder las cosas, además de que sabe hacerlo, es un acto que le encanta realizar. Además otra de sus habilidades es la de gruñir, como si de hablar se tratase, bueno ciertamente lo que ella hace el hablar pero se encuentra con el hándicap de que los únicos que la entienden son sus hermanos y, por supuesto, nuestro narrador Lemony Snicket, pero de él ya os hablaré un poco más tarde. 

Hay otros personajes que pueblan esta novela pero la magia radica en conocerlos poco a poco a medida que se avanza en la lectura de la novela, aun así os diré algunos nombres para ir abriendo boca. Justicia Strauss, la vecina del Conde Olaf que los trata de maravilla y los ama con todo su corazón, el señor Poe, que es el encargado de buscar el pariente más cercano de los Baudelaire y de cuidar su fortuna, y el conde Olaf, que se encargará de ellos, al menos en la teoría porque en la práctica los tratará fatal y solo querrá hacerse con la fortuna de los niños de cualquier manera. 

Ahora llegaría el momento de hablaros del autor, Lemony Snicket pero este escritor no solo se encarga de dar vida a los personajes ni de narrarnos la historia, sino que es parte de ella. Esto se debe a que este no es el verdadero autor de las novelas, es simplemente el seudónimo que utiliza Daniel Handler para escribir estos libros. Lo que pretende este señor no es solamente darle un nuevo nombre o otra personalidad a sus libros, lo que quiere, y hace, es crear a todo un personaje que se involucra en la novela, que nos la narra y la nutre dándonos significados a ciertas palabras, descubriéndonos palabras largas, cultas o enrevesadas, claro está teniendo en cuenta que estos libros están destinados a un público middle grade. 

A mí personalmente este enfoque me ha encantado porque considero que es más personal y mucho más atrayente y humano que este autor, a ratos investigador, nos vaya contando las pesquisas que ha encontrado en su estudio del caso Baudelaire. Además Daniel también ha publicado un libro con la biografía de Lemony Snicket aunque no se puede encontrar en español, al menos por ahora. 

A modo informativo he de deciros que ya me he visto los dos primeros capítulos de la serie, que son los correspondientes al primer libro y me han gustado mucho, me parece que están muy bien adaptado y estoy esperando a leerme el siguiente libro para ver los correspondientes capítulos de la serie. 

viernes, 12 de mayo de 2017

Extraterrestres, romances y misterios


¡¡Hola Laberinteros!!

¿Qué tal? Espero que estéis bien, ya se que muchos estáis en la recta final con los exámenes así que os mando toda mi fuerza para que os vaya genial en ellos.

Lo primero que quiero pediros es disculpas, se que no he estado actualizando tanto como os había prometido pero he tenido varios problemas que me lo han impedido, espero publicar más de ahora en adelante, aunque no os prometo nada.

Como ya intuís por la imagen de la parte superior, la entrada de hoy es un "Más allá de los libros". En esta sección os hablo de todo aquello que no sean libros, aunque suele ir más enfocado a la pequeña y la gran pantalla.

Para no prolongar más la espera os dejo ya con la entrada.

Espero que os guste mucho.





Título: Roswell

Categoría: Serie (TV Show)

Número de temporadas: 3

Duración media de los capítulos: 50 minutos

Emisión: 1999-2002

Género: Juvenil, Romance, Sci-fi, Paranormal, Intriga, Drama.

Basado en un libro: Sí, en una serie de libros llamados Roswell High de Melinda Metz (Solo en inglés).

Director: Como en todas las series ha tenido varios pero su creador fue Jason Katims.

Sinopsis:

La serie está enfocada en unos alienígenas adolescentes que están ocultos como humanos, en Roswell (Nuevo México). Estes extraterrestres son los supervivientes del incidente OVNI de Roswell en 1947. La historia comienza con un incidente que hará que Max Evans tenga que mostrar sus poderes y su condición a Liz Parker, a partir de aquí se irán formando diferentes líos amorosos y no amorosos, además de que se irán desvelando, e introduciendo, misterios a la trama.




Antes de decir nada más sobre esta serie tengo que relataros como yo llegue a ella, porque es digno de ser contado y de formar parte del conocimiento público.

Corría el año 2006, más o menos, y la saga de libros de Stephenie Meyer estaba más que en auge y todos los amantes de esta serie de libros, que en aquel momento solo existían dos libros de la saga, buscábamos una alternativa a este amorío, ya fuera en versión escrita o en versión vídeo. Y fue en el foro de Crepúsculo, que no sé si seguirá existiendo, en el que yo descubrí esta serie.


Ya por aquel entonces la serie estaba terminada (aunque algunos decían que fue porque tenía que acabar, las malas lenguas comentan que no hubo un consenso con los actores y, por eso, se puso fin al show) pero yo no dude ni un segundo en hacerme con todos los capítulos y prepararme para pegarme un atracón seriéfilo en toda regla.


Tengo que deciros que los capítulos me duraron dos telediarios y, aunque sí que hay similitudes con la saga vampírica, la serie toma otros caminos que hacen que tenga mucha más fuerza y que la alejan totalmente de los libros de la Meyer. La serie, asimismo, se basa en una saga de libros llamada Roswell High (el nombre del show en algunos países). Si es fiel o no a ellos no os lo puedo decir, ya que, los libros se encuentran solamente en inglés y no creo que sean traducidos al español nunca.
 

Quizás fuera porque me pilló en plena adolescencia pero a mí la serie no solo me encantó, si no que, me marcó de una manera muy profunda. Han pasado los años y yo no la he olvidado, sigo pensando en como la trama se iba complicando y magnificando hasta convertirse más un show de ciencia ficción que en el de romance que parecía al principio, aunque tengo que advertiros que nunca se van las tramas amorosas pero sí que pasan a estar más en un segundo plano.


Ahora mismo estoy volviendo a ver los capítulos y estoy volviendo a mi adolescencia, a los recuerdos de ver capítulo tras capítulo y al decir, como si de un libro se tratase, “Uno más y me pongo a dormir”, aunque ya sabemos que eso se cumple el 0,1% de las veces que lo decimos. Igual os preguntáis si os recomiendo la serie o no y no sabría que deciros.


Creo que si entráis a ella con la conciencia de que es una serie noventera, con todos sus defectos y virtudes, os puede gustar. Yo considero que ha envejecido bastante bien pero sabiendo que mi época favorita son los 80-90 que otra cosa puedo decir.


Antes de dejaros con el tema principal de la serie tengo que deciros que para mi fue también un orgullo, si se puede llamar así, ver a actores que ya conocía en sus inicios y también ver a algunos de ellos en producciones posteriores, esa satisfacción fangirlera que sentimos todos en algún momento (Sobre todo cuando entre esas producciones se encuentran series tan emblemáticas como Perdidos, Urgencias, Anatomía de Grey, C.S.I, Once Upon a Time o Revenge)


Ya sabéis que es costumbre que os deje el tema principal, o más emblemático, de la película o serie que nombre en la entrada. En este caso la canción que da inicio a la serie me encanta, creo que es una balada preciosa.En el vídeo podéis ver la intro de todas las temporadas, espero que os intrige lo suficiente como para darle una oportunidad a la serie.